Un jubilado resultó ser a quien le robaron el auto y a las pocas cuadras de su domicilio se lo prendieron fuego en un vandálico suceso que ocurrió ayer a la madrugada en el barrio 295 Viviendas, al noreste de Trelew, casi en simultáneo con otro vehículo incendiado en ese mismo sector, del que la Policía negó que haya sido producto de un episodio delictivo al asegurar que se prendió fuego por culpa de un desperfecto en el motor. El comisario Carlos Momberg, de la Seccional Segunda, fue precisamente quien afirmó públicamente que el propietario «dio cuenta que dicho siniestro se había registrado presuntamente por un problema mecánico en el rodado, dado que había salido un familiar directo hasta altas horas de la madrugada y el foco ígneo se centralizó más que nada en la zona delantera del vehículo; en el motor, sin llegar a propagarse al habitáculo», indicó.
Este automóvil es un Ford Ka al que la Policía encontró incendiándose alrededor de la 0:30 en las inmediaciones de Crucero Belgrano y Ayuso; cerca de un baldío que termina en la Ruta nacional 3 -en el acceso norte de Trelew- y el coche -de acuerdo a la versión oficial- sería de un vecino de ese lugar.
Ahí nomás, a los minutos de este episodio, apareció otro automóvil envuelto en llamas y en ese mismo barrio; nada más que en las proximidades de Borges y Cacique Nahuelpan, en donde lo dejaron quemándose quienes lo habían sustraído alrededor de las 22:00 de anteanoche a unas dos cuadras del lugar, en la calle Crucero Belgrano al 1.300, según confirmó el comisario Momberg.
Se trata de un Fiat 147 que fue totalmente destruido por las llamas y que había sido robado a un hombre de apellido Díaz de unos 70 años de edad que hasta el momento en que le avisaron de que su vehículo había sido quemado, no estaba enterado de que se lo habían sustraído del frente de su domicilio, según la Policía.

INCENDIO EN CASA DESHABITADA

A la par de estos hechos que en pocos minutos se dieron en la zona noreste de Trelew, en el barrio Don Bosco quisieron incendiar en dos ocasiones una vivienda que está deshabitada. En ambos hechos los vecinos lo advirtieron y llamaron enseguida a la Policía evitando así que el fuego la quemara por completo.
Se trata de un domicilio que está ubicado en las inmediaciones de las calles Williams Davies y pasaje Jujuy Norte que tiempo atrás estuvo ocupada por una familia a la que los vecinos la señalan como «conflictiva» en el barrio. «Es una vivienda precaria construida de material en la que no había ninguna persona en el interior (al momento de los incendios)», dijo el jefe de la Comisaría interviniente en el hecho y agregó: «Y por lo que tenemos entendido, de acuerdo a los datos recabados, era habitada por una familia que no se presentó en el lugar ni en la Comisaría. En el lugar no había muebles o cosas importantes en el interior que pudieran resultar afectados con los incendio», aseguró el comisario Momberg al confirmar la sospecha de que en las dos veces quisieron prenderla fuego.

COMPARTIRLA