Lo dice el informe preliminar de la autopsia practicada al cuerpo del fallecido Marcelo Damián Hernández. Las heridas que en un primer momento se veían como cuchilladas, en realidad resultaron ser marcas de mordidas de los perros, algunas producidas en vida, y otras tantas post mortem. Sin embargo, anoche se allanó un domicilio donde la víctima habría estado el viernes en el sector de fracción 15. En el lugar secuestraron un teléfono celular y prendas de vestir para posteriores pericias.

En la mañana de ayer se conoció parte del informe preliminar de la autopsia practicada al cuerpo de Marcelo Damián Hernández (38), enviado por el médico forense Oscar Licciardi. Falta aún el informe del Laboratorio Patológico que se efectúa sobre los órganos. El médico sostiene que si bien el cuerpo presenta lesiones cortantes y algunas punzantes, estas nunca pudieron haberle ocasionado la muerte, porque no revisten la gravedad necesaria para eso.

“Eso descarta el homicidio –dijo el comisario Darío González jefe de la Seccional Quinta. Pero falta el informe final y lo que diga la Fiscalía. Hay que considerar una sumatoria de cosas, esta persona estaba alcoholizada, lesionada y lamentablemente los perros lo habrían atacado. No podemos confirmar esto, pero todo se orienta a eso. Es lamentable, un hecho horrible, pero si bien parece que tenía algunas lesiones leves, producto de alguna agresión, después todas las otras circunstancias mencionadas terminaron en el ataque de los perros que se comieron parte del cuerpo. Es feo, es macabro, pero es lo que tenemos hasta el momento”.

Cabe mencionar que las heridas que en un primer momento se veían como cuchilladas, en realidad resultaron ser marcas de mordidas de los perros, algunas producidas en vida, y otras tantas post mortem, según lo que se desprende del informe. “Hernández caminó hasta ese salitral donde fue encontrado el cuerpo, unos 70 metros, sin una zapatilla que fue encontrada donde estaba el resto de las ropas a unos metros con el celular –dijo González. Había pisadas una con calzado y la otra con un pie descalzo que llegan hasta el cuerpo. En el lugar había mucha sangre diseminada en el lugar, pero solo estaban sus pisadas y los rastros de los perros y de las gaviotas, solamente. No obstante esperamos la confirmación de la Fiscalía y mientras tanto seguimos en la tarea de averiguar todo lo que se pueda” sostuvo.

Más adelante el jefe policial remarcó que “lamentablemente, a pesar de que el cuerpo no estuvo mucho tiempo, el accionar de los perros y las gaviotas terminó con el desmembramiento de partes del cuerpo, eso es lo que vimos en el lugar, las condiciones eran dificultosas para el trabajo de los peritos”.

En cuanto a las personas con las que pudo haber estado González dijo que “está confirmado que lo pasó a buscar un amigo del barrio San Martín –que sería Luis Bolívar– y de ahí se fueron a tomar con otros amigos. Esto pasó el viernes a la tarde, pero no pudimos establecer todavía dónde estuvo” aseveró.

A la espera del informe final

Si bien los investigadores no descartaron aún el homicidio y esperan el informe final del forense, ya con los análisis del laboratorio, lo cierto es que no hay lesiones que indiquen que se trató de un homicidio. Desde la Brigada de Investigaciones el segundo jefe Pablo Lobos explicó que “todo indica que no estuvo en esa reunión de personas que se juntaron al lado del predio de la SCPL. Pero no pudimos por el momento establecer dónde estuvo la víctima, previo a su deceso, aunque sí pensamos que habría estado compartiendo con algunas personas de la Fracción 14”.

Para los investigadores, pudo haber salido de un domicilio cercano, caminando en estado de ebriedad y fue atacado por los perros en ese sector del salitral. “Falta confirmar si las lesiones de los perros se hicieron en vida” dijo Lobos.

Caso Marcelo Hernández: allanan una casa en la fracción 15 y secuestran un teléfono celular y prendas de vestir para posteriores pericias

La Brigada de Investigaciones allanó un domicilio donde Marcelo Damián Hernández habría estado la noche del viernes en el sector de fracción 15 después de haber salido de su casa sobre calle Quichuas, en barrio Ceferino Namuncurá. Se trata del domicilio de Tamara Bolívar, hija de Luis Bolívar, el hombre que lo habría invitado a salir esa noche del viernes y se sospecha que la muerte del trabajador de un frigorífico del barrio Industrial se habría producido horas después de ese encuentro, más precisamente en horas de la madrugada del sábado 6 de agosto.

Algunos testigos habrían manifestado haber escuchado gritos en el domicilio allanado durante las últimas horas de la tarde de ayer, haciendo sospechar de una pelea entre personas alcoholizadas, aunque aún todo es materia de investigación ya que solamente se tiene un informe preliminar de la autopsia realizada por el médico forense.

Por otra parte, dos hermanas de la víctima Fabiana y Angélica Hernández, declararon a medios periodísticos durante la mañana de ayer que su hermano Marcelo “No tenía problemas con nadie, se dedicaba solo a trabajar, él quería vivir y donde había un problema se alejaba, ya que no le gustaban esas cosas, nos cuesta mucho creer que fueron unos perros quienes lo mataron, acá no se está investigando bien”, aseguraron las mujeres y señalaron directamente a Luis, quien acompañaba a su hermano, como el responsable de su muerte.

Justamente, para disipar todo tipo de dudas y procurar llegar a la verdad, en las últimas horas de la tarde de ayer, casi anocheciendo ya, la Brigada de Investigaciones llevó adelante una requisa domiciliaria en una casa de la Fracción 15, a unos 400 metros al oeste del descampado pantanoso y salitroso donde encontraron el cuerpo sin vida de Marcelo Damián Hernández: según se informó, en el lugar secuestraron un teléfono celular y prendas de vestir que serán enviadas a analizar a un laboratorio por si aparecen pruebas o indicios que permitan vislumbrar que la muerte de Hernández se produjo por un hecho de violencia entre víctima y una o más personas.

COMPARTIRLA