El ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, ratificó que desde Nación no tienen previsto financiar económicamente al emblemático tren La Trochita. El único aporte que están dispuestos a ejecutar desde Casa Rosada es material ferroviario. Hay preocupación por el futuro del viejo expreso patagónico.

Actualmente, el tren que está abocado exclusivamente al turismo se encuentra en una doble encrucijada: por un lado la falta de financiamiento que se agudiza con los altos costos de infraestructura y mantenimiento, y por otro lado, un problema exógeno situado en Leleque, donde las protestas mapuches impiden la circulación de estas formaciones históricas.

Dietrich reconoció a La Nación que mantuvo reuniones «con los responsables de la operación de La Trochita» y en este contexto «nos comprometimos a aportar material ferroviario para garantizar la continuidad del servicio»; sin embargo, el baldazo de agua fría llegó cuando afirmó que «no está previsto realizar un aporte económico, sólo material ferroviario si es necesario».

Desde el Gobierno provincial, corroboraron que los repuestos de las locomotoras poseen valores exorbitantes, principalmente en este contexto de economías resentidas y de control del gasto.

El gerente coordinador de La Trochita, Bruno Peláez, confirmó que esta preocupación fue trasladada al Gobierno nacional, precisamente a Dietrich, a través de una nota donde refleja que la inversión total ronda aproximadamente los 20 millones de pesos.

Uno de los problemas centrales es que las protestas mapuches en Leleque impiden que las locomotoras puedan se traslaladas a la localidad de El Maitén, lugar donde se desarrolla la reparación de los vagones.

En este sentido, Peláez dijo a La Nación que «estamos a la espera desde febrero de una resolución judicial de este conflicto a partir de una denuncia que hemos presentado antes el Juzgado Federal de Esquel».

«Estamos abocados a realizar todas las tareas necesarias para volver a salir en el corto plazo y retomar los recorridos. Sin embargo, para ello tendremos que trabajar sobre la puesta a punto del tren. Actualmente esas condiciones no están dadas», especificó Peláez.

Los altos costos de inversión, la falta de repuestos que dejaron de fabricarse por la antigüedad de las maquinarias, y la protesta en Leleque frente a las tierras de Benetton, generan dudas sobre el futuro de La Trochita. Su reactivación corre riesgo y hay preocupación en la provincia.

  • ME SORPRENDE
  • ME ALEGRA
  • ME GUSTA
  • ME INDIGNA
  • ME DA IGUAL
  • ME PREOCUPA
COMPARTIRLA