El juez de garantías José García reiteró su postura de que en libertad Oscar Naya podría fugarse y de esta manera resolvió rechazar un nuevo pedido de su abogado defensor Oscar Romero para que el imputado comience a gozar de la libertad, teniendo en cuenta el poco tiempo de plazo que le resta para cumplir una pena que por otro lado aún no está firme por impugnaciones realizadas por el Ministerio Público Fiscal y la querella que representa a la familia del adolescente Emmanuel Pires, muerto de un balazo en la cabeza en diciembre del año 2004 cuando Naya y su hijo Eduardo se hallaban cazando guanacos en una zona costera al norte de Playa Unión.

El defensor Oscar Romero anticipó que impugnará lo resuelto por García en la audiencia realizada este martes en la oficina judicial de Rawson ante una regular presencia de allegados y familiares de la víctima, tanto en las afueras de esa dependencia, como en el interior a lo largo de la audiencia.

“Voy a mantener la misma postura y resolver de igual manera que ya lo hice ante similares pedidos del defensor Romero. Y lo voy a fundamentar debidamente, como siempre lo hice, y porque además me lo pide el Código Procesal Penal. Si no lo hago sería una decisión arbitraria. Pero además lo haré debidamente fundamentado porque así es necesario que sea en favor de los derechos del señor Naya”, dijo García en la introducción a su resolución, luego de escuchar en dos oportunidades a Romero y además las postura de la fiscalía, representada por la fiscal general Griselda Encinas y la querella, en nombre de Carlos Villada.

Hecho grave

García agregó que “para valorar el riesgo procesal de peligro de fuga hay que tener en cuenta dos aspectos: la gravedad del hecho cometido y la expectativa de la pena. Lo dice el Código Procesal Penal, no es un capricho de esta Juez. En anteriores resoluciones mías ante similares pedidos del defensor Romero lo resolví de similar manera y ya vengo predicando desde hace tiempo que el hecho fue grave y que la pena superó la pena de ejecución condicional. Fue una pena de cuatro años y el señor Naya lleva detenido dos años y tres meses de prisión preventiva. Y sigo considerando que en libertad podría escaparse, por eso resuelvo también hoy ante este pedido, la continuidad de la prisión preventiva para el imputado Oscar Naya.

Incertidumbre

Antes había destacado que la Ley 24.660 de Ejecución Penal para procesados dice en su artículo 1 que la mencionada Ley “no da derechos absolutos, sino que en la aplicación de la misma, los jueces también tienen facultades. También lamentó que la sentencia a cuatro años de prisión para Naya no esté firme “para la incertidumbre no solo de la señora Pires (Susana, madre de la víctima y también presente en la audiencia) sino también para el señor Naya. Por esos avatares procesales, lamento no estar aquí como juez de ejecución”, dijo García en alusión a las impugnaciones realizadas por el Ministerio Público Fiscal y la Querella a la sentencia que condenó a Naya a cuatro años de prisión.

Naya está como único imputado por la muerte de un disparo en la cabeza de Emanuel Pires, en un hecho ocurrido el pasado 9 de diciembre del año 2014, alrededor de las 17.30 en una zona costera al norte de Playa Unión. El adolescente falleció cuando era trasladado al Hospital de Rawson tras haber recibido un disparo en la cabeza mientras se hallaba con amigos en la zona identificada como “El Sombrerito “, a unos diez kilómetros al norte de esa villa balnearia.

COMPARTIRLA