Luego de la eliminación en la Libertadores, el Millonario cambió rápidamente el chip y se enfocó en el choque de este domingo frente al eterno rival, por la octava fecha de la Superliga. Gallardo y su cuerpo técnico tendrán que trabajar mucho para levantar al plantel en lo anímico.

River quedó afuera de la Copa Libertadores. Perdió una serie increíble con Lanús. No jugó bien, se vio superado por el rival pero también fue muy perjudicado por el árbitro Wilmar Roldán y los responsables del VAR.

Pero a partir de hoy, el Más Grande tiene que mirar hacia adelante. Es obligatorio levantarse. No sólo porque la historia de River lo exige sino porque el fin de semana hay un partido fundamental: este domingo recibirá al rival de toda la vida, desde las 18.05 horas, en el Monumental.

El plantel se entrenó este miércoles en el predio de Ezeiza con la mirada puesta en el choque ante Boca, puntero de la Superliga 2017-18 que le lleva 9 unidades al Millonario. Y sí, será un duelo clave para achicar la diferencia con el conjunto de Guillermo Barros Schelotto.

Para dicho encuentro, Marcelo Gallardo y sus colaboradores tendrán que trabajar muchísimo en lo psicológico para poder levantar los ánimos. Será un gran desafío para la especialista en neurociencia Sandra Rossi, que forma parte del cuerpo técnico del Muñeco.

Habrá que ver qué sucede con Enzo Pérez, que salió reemplazado a los 15 minutos del segundo tiempo frente a Lanús por un golpe en la cadera. El volante entrenó con normalidad, por lo que no correría riesgo de perderse el Superclásico. Por otra parte, es muy difícil que pueda llegar Marcelo Saracchi, que en la semi de ida ante Lanús sufrió un pequeño desgarro en el isquiotibial derecho.

COMPARTIRLA