La empresa Volkswagen Argentina y una aseguradora deberán indemnizar con más de 7 millones y medio de pesos a tres vecinos de Comodoro Rivadavia que volcaron a bordo de un auto de esa marca recién comprado; todos sufrieron graves heridas y demandaron a la multinacional.
La Cámara de Apelaciones de la ciudad petrolera consideró probado que el accidente se produjo por fallas de fabricación del vehículo, según reza el fallo.
Por daños patrimoniales y extrapatrimoniales, L. M. G. será resarcido con 455 mil pesos; Y.A. L., con 535 mil, y J. A. P., con 540 mil; además, como el accidente ocurrió el 18 de agosto de 2009, se sumarán los intereses.

Por daño punitivo, en tanto, Volkswagen deberá pagarle 1.102.874,30 pesos a cada uno, el equivalente a diez 0Km del mismo modelo; el fallo fue firmado por Silvia Alonso y Fernando Nahuelanca.
El señor “G.” compró el auto 0Km y demandó al fabricante por los perjuicios sufridos por el accidente, ocurrido a 20 días de la entrega. Lo acompañaban L., su pareja, y P. La concesionaria le había entregado el coche el 29 de julio de 2009: un VW Modelo Voyage 1.6 negro, 4 puertas.
Según la Policía de la Comisaría de General Mosconi, el vuelco ocurrió en una curva de la Ruta 3, Km. 1756, a 200 metros del parador Pampa Salamanca. No había obstáculos ni imperfecciones que dificulten la libre circulación. La visibilidad era buena y la circulación vehicular escasa; el pavimento no tenía hielo ni había animales sueltos. El coche quedó destrozado. El trío fue derivado urgente al Hospital Regional de Comodoro Rivadavia.

Según el fallo, G. contó que perdió el control del auto. Salió de la ruta a la banquina derecha, atravesó la cinta asfáltica, cruzó de mano y volcó del otro margen a más de 50 metros de la ruta. Culpó a un desperfecto mecánico propio del automotor. La versión de Volkswagen fue que el accidente se originó por una maniobra brusca de una indebida conducción que produjo el derrape. Se desprendió la rueda delantera derecha.
Para los camaristas, el fabricante no aportó todas las evidencias que tenía para decidir el caso, algo a lo que la obliga la Ley de Defensa del Consumidor. Tampoco colaboró en la realización de la pericia aun cuando “el interés en dilucidar los desperfectos mecánicos del automotor largamente excedía el interés particular del caso y se proyectaba en el de los adquirentes y usuarios del automotor Voyage y en el de la sociedad en su conjunto”.
La Cámara detectó que, en febrero de 2010, Volkswagen había convocado por los diarios a revisión de los modelo Voyage 2009. Varios medios replicaron la noticia.

COMPARTIRLA